Cersei, la reina más odiada a la que todos amamos


David Alday
David Alday

De todos los personajes de Game of Thrones (Juego de Tronos, en España) hay uno que, a nuestro parecer, destaca por encima del resto.

Reina malvada, madre castradora, pérfida manipuladora capaz de todo por alcanzar sus objetivos, hermana incestuosa, hija atormentada, mujer humillada... Cersei Lannister es un fascinante personaje que rompe estereotipos y que tiene más recovecos de los que parece a primera vista.

Hija mayor de Lord Tywin Lannister; esposa del rey Robert Baratheon; reina de los Ándalos, los Rhoynar y los Primeros Hombres; señora de los Siete Reinos y Protectora del Reino. A pesar de haber vivido rodeada de hombres, nunca se ha dejado doblegar por ellos. No sólo los ha utilizado a su antojo, sino que los ha eliminado, de las maneras más frías y crueles posibles, cuando han dejado de ser útiles para sus intereses. Cersei exuda odio y amor con la misma pasión, como si le fuese la vida en ello. Por eso la odiamos tanto. Por eso la amamos tanto.

Hija y hermana

lagrimas-armas

Cersei es una víctima de su propia familia.

Su madre murió al dar a luz a su hermano menor.

Su padre organizó un matrimonio arreglado con el desagradable e infiel Robert Baratheon, que no hizo sino catapultarla a los brazos de su hermano mellizo, Jamie, al que ha amado en secreto desde que ambos tienen uso de razón.

En un intento de que Dorne se aliara con los Lannister durante la Guerra de los Cinco Reyes, su padre, Tywin, ofreció a su única hija, Myrcella Baratheon, como prometida a Trystane Martell, hijo menor del príncipe Doran Martell. Cersei nunca se lo perdonaría.

Jamie la amó, la violó, la rechazó y acabó abandonándola para viajar al Norte y unirse a sus enemigos.

La muerte de Tywin, un hombre frío y controlador, incapaz de dar cariño y amor a sus hijos, dejó a los Lannister sin rumbo y sólo sirvió para avivar el odio hacia su otro hermano, Tyrion, que asesinó al padre mientras huía de su encierro en la Torre de la Mano tras ser liberado por Jamie.

Dentro de esta unidad familiar disfuncional (por decirlo suavemente), la relación de Cersei con Tyrion es de todo menos cordial. Básicamente, Cersei odia a Tyrion y preferiría verle muerto. Le culpa por la muerte de su madre y le desprecia por su fealdad e inteligencia. Sin embargo, Tyrion siente una especie de (incomprensible) compasión fraternal por ella y no soporta verla sufrir.

Esta situación no parece que tenga visos de arreglarse, aunque quién sabe si el final de la serie nos puede dar una sorpresa. Por ahora, sólo Elmo ha conseguido aplacar un poco la situación...

Aunque nunca se ha confirmado exactamente cuando Cersei y Jaime comenzaron su relación incestuosa, es probable que comenzara cuando ambos eran pequeños, ya que debido a que Tywin estaba frecuentemente ausente de Casterly Rock sirviendo como Mano del Rey para Aerys II Targaryen, los mellizos fueron criados principalmente por sirvientes y pasaban mucho tiempo sin supervisión.

Los juegos y experimentos entre los dos derivaron pronto en una relación intensa y enfermiza. Sin embargo, mientras que Jaime cuidaba ferozmente a su hermana y la deseaba apasionadamente, Cersei parecía verle más como hermano que como amante y continuó teniendo intereses en otros hombres.

Madre

madre-sufridora

Cersei ama a sus hijos por encima de todo. Y los ama con locura, en el sentido más literal de la palabra. Desgraciadamente, toda su vida está marcada por la terrible certeza de que verá morir a cada uno de ellos y que ella misma abandonará este mundo como una madre en desgracia a la que se le ha negado el amor de su familia.

Cuando era niña, Cersei y sus amigas Jeyne Farman y Melara Hetherspoon visitaron a Maggy la Rana, una bruja de los bosques de Lannisport, después de escuchar rumores sobre sus poderes mágicos. La profecía de la bruja la atormenta desde entonces:

Dieciséis (hijos) para él, tres para ti. De oro serán sus coronas y de oro sus mortajas. Y cuando las lágrimas te ahoguen, el valonqar te rodeará el cuello blanco con las manos y te arrebatará la vida.

El rey Robert Baratheon tuvo 16 hijos fuera del matrimonio, pero Cersei dio a luz a tres, cuyo padre no era el rey, sino su hermano Jaimie.

Con la muerte de Joffrey la vimos sufrir por primera vez. Su sádico hijo pequeño, con el que había sido excesivamente sobreprotectora e indulgente, había llegado al Trono de Hierro después de la muerte del rey Robert y la ejecución de Ned Stark, y acabó muriendo envenenado en el banquete de su boda con Margaery Tyrell por la abuela de ésta, Olenna Redwyne, Reina de las Espinas.

La segunda en morir fue Myrcella, su única hija, también envenenada, esta vez en el reino de Dorne por Ellaria Martell, que se vengaba así de la muerte de su amado Oberyn.

Tras la muerte de su Joffrey, fue Tommen quien ocupó el trono y se casó con Margeary, a la que Cersei vio desde el comienzo como la reina de la que la hablaba la profecía, aquella que estaba destinada a destronarla. Tras acusarla de adulterio y traición, hizo explotar a todos los presentes en el juicio encabezado por el Gorrión Supremo en el Septo of Baelor.

Tras descubrir las manipulaciones de su madre y ante la muerte de su amada reina y de cientos de personas, el frágil Tommen decidió suicidarse lanzándose por la ventana de su habitación de la Fortaleza Roja.

Reina

cersei-vino

Reina por derecho propio del Trono de Hierro, no podemos obviar que es el personaje que lleva más tiempo viviendo en Desembarco del Rey, por lo que se conoce al dedillo todo lo que se cuece a su alrededor. A Cersei no se le escapa una.

Criada entre poder y lujo, ha estado siempre rodeada de reyes y por eso sabe perfectamente lo que es ser reina. Además, no olvidemos las teorías que afirman que Cersei podría ser una Targaryen, ya que en los libros se cuenta cómo el Rey Loco, Aerys II Targaryen tuvo sus flirteos con Joanna Lannister, esposa de Tywin (que también era su primo). Cersei, Jamie y Tyron fueron hijos de Joanna y Tywin, pero la muerte de ella durante el parto del último apuntarían más a Tyrion como el Targaryen de los tres.

La profecía de Maggy la Rana le reveló que ella sería reina, pero también que sería apartada del trono por una más joven y hermosa. Cersei ha sido incapaz de olvidar estas palabras, que la llevaron a provocar la muerte de Margery Tyrell y de todos los demás en el Gran Septo de Baelor.

Te casarás con el rey. [...] Reina serás... hasta que llegue otra más joven y más bella para derribarte y apoderarse de todo lo que te es querido.

Esto no quiere decir que Cersei haya escapado de su fatal destino, ya que Daenerys encaja perfectamente en el papel de la reina más joven y hermosa que le arrebate la corona y todo lo que ama.

En comparación con Robert Baratheon y sus hijos, Joffrey y Tommen, Cersei ha demostrado ser la mejor gobernante hasta la fecha. Eso sí, también ha probado ser una reina déspota e injusta capaz de cualquier cosa para no dar su brazo a torcer, a costa incluso de ver morir a su pueblo.

Su sed de poder es insaciable y su único objetivo es convertirse en la mujer más poderosa de Poniente. Sin embargo, muchos quieren que Cersei se mantenga en el Trono de Hierro, aunque sólo sea por todo lo que ha sufrido para convertirse en la monarca de los Siete Reinos.

Mujer

mas-vino

Profundamente narcisista y ambiciosa, Cersei es descrita en los libros como una de las mujeres más bellas de Poniente. Las altas expectativas que todos han puesto siempre en ella y las injusticias que ha sufrido a causa de la sociedad patriarcal de Poniente (como casarse sin amor) la han hecho utilizar el sexismo y los roles de género para abrirse camino a base de intrigas y manipulación. Ella se considera superior al resto de las mujeres que la rodean, a las que ve como débiles e inferiores.

Cersei se fue revelando a golpe de desprecio y miradas de hiel, lo que ha hecho de ella una malvada con la que el público puede identificarse en más cosas de las que nos gustaría admitir. Por eso nos duele cuando Cersei hace una de las suyas, aunque en el fondo disfrutamos de que sea libre y haga, al fin y al cabo, lo que le salga de los ovarios.

El desobedecer las órdenes del Gran Gorrión la llevó a la cárcel, a la tortura y a la humillación. La hicieron desfilar desnuda ante miles de personas, mientras la escupían y arrojaban alimentos y frutas podridas. Una de las secuencias más memorables de toda la serie fue, sin duda, la del Paseo de la vergüenza de Cersei por las calles de Desembarco del Rey.

La leona fue castigada por sus pecados, por sus decisiones sexuales, discutibles pero libres. Inspirada en el castigo que recibió Jane Shore, una de las amantes del rey Eduardo IV, en el siglo XV, esta vejación pública estaba dirigida a quebrar el orgullo de la reina.

Cersei se redimió ante nuestros ojos y se convirtió en el personaje más fuerte de toda la serie. Porque el más interesante ya lo era. ¿De verdad alguien encuentra a la Madre de los Dragones más interesante que a la Lannister?

La profecía también predijo que Cersei morirá a manos de un valonqar, que significa "hermano pequeño" en valyrio. Desde entonces, Cersei ha estado convencida de que será Tyrion quien acabe con su vida, pero también podría ser que fuese Jamie quien asesinara a su hermana y antigua amante. Pero ¿y si ese hermano más pequeño se refiriese a otro que no fuese de su familia, concretamente a Arya, que eliminaría así otro nombre de su lista?

reina-bebedora

Hay dos frases que definen a Cersei Lannister que demuestran que, para ella, todo vale en el amor y en la guerra:

El amor es un veneno. Un veneno dulce, sí, pero un veneno que mata.

Cuando se juega al juego de tronos sólo se puede ganar o morir. No hay puntos intermedios.

La profecía de Maggy la Rana

Te recomendamos especialmente:

David Alday
David Alday
Nacido en Bilbao y ciudadano del multiverso, es dinamizador cultural y socioeducativo, además de licenciado en arte dramático.