¿Qué es el manga? | Historia de uno de los medios más prolíficos de Japón


Moisés Fernández
Moisés Fernández

Para comenzar a adentrarnos en el universo de la animación japonesa, es inevitable que surjan dudas específicas, como por ejemplo, ¿qué es exactamente un manga? o si todos los anime que hemos visto están basados en uno. Además de su historia, que es muy interesante, en este artículo te contaremos cómo inició el Manga como arte, los distintos géneros que existen y su relación directa con el anime y su creación.

¡Comencemos!

Etimología

Para comenzar este artículo, queremos hablar de los orígenes de la palabra en sí. La palabra manga (漫画 o まんが) es la forma de decirle a las historietas, en general; pero fuera de su país de origen, se utiliza tanto para referirse a los cómics de origen japonés como al estilo de dibujo usado en dichas ilustraciones.

Hokusai Katsushika, un representante del ukiyo-e (los famosos grabados japoneses que mostraremos más adelante) acuñó el término manga combinando los caracteres correspondientes a "informal" y "dibujo". Literalmente se les considera como "dibujos caprichosos", o "garabatos". Los japoneses también pueden referirse a ellos como "imágenes insignificantes", ya que sus primeras ediciones estaban impresas sobre papel barato y en blanco y negro.

Al profesional que ilustra o escribe los mangas se le conoce como mangaka.

Historia

El origen de las primeras historietas ilustradas se remonta a los años 1790 a 1912, y se originaron debido a la llegada de personas de occidente a Japón. El estilo de dibujo, no obstante, tomó gran popularidad entre los japoneses. El manga nace de la combinación de dos tradiciones, la del arte gráfico japonés del siglo XI, y la de la historieta occidental, afianzada en el siglo XIX.

Los primeros grabados que muestran un parecido a la estética de lo que conocemos hoy día como manga, los encontramos en la obra Chōju-giga, realizada a mediados del siglo XIII. Son una serie de dibujos satíricos representado animales antropomórficos. Fueron ilustrados sobre emakis, papel de seda en rollos, pintados con pinceles. Los rollos pertenecen al templo budista Kōzan-ji de Kioto y se atribuyen a un sacerdote llamado Toba.

En el período Edo (1603-1868), se desarrolló el movimiento artístico ukiyo-e, que mencionamos anteriormente. Dichas ilustraciones, además contenían narraciones que describían lo que se mostraba en la imagen y debido a esto, se les puede comparar con lo que actualmente se denomina el manga.

El primer manga registrado

A pesar de que se cree que la era Edo dio origen al manga, en realidad, fue gracias a la influencia cultural europea en Japón, y su expansión. Charles Wirgman y George Bigot sentaron las bases para el desarrollo del manga posteriormente, ya que la revista británica Punch (1841) fue el modelo para la revista The Japan Punch (1862 - 1887) de Wirgman.

La expansión de las técnicas europeas provocó una producción lenta, pero segura, de parte de artistas japoneses, como Kiyochika Kayashi, Takeo Nagamatsu, Ippei Okomoto, Ichiro Suzuki y, sobre todo, Rakuten Kitazawa, cuya historieta, Tagosaku to Mokube no Tokyo Kenbutsu (田吾作と杢兵衛の東京見物) se considera el primer manga en su sentido moderno.

La revista de publicación pionera de estos artistas fue Tokyo Puck (1905), pero el uso de globos de diálogo, que ya era típica en la prensa estadounidense desde The Yellow Kid (1894), todavía no se había generalizado. Desde 1915 se empezó a ensayar simultáneamente la adaptación del manga a la animación, lo que más tarde traería en el surgimiento anime.

Mangas infantiles

En los años 1920 y 1930, el manga tuvo un auge de popularización al momento de ser enfocado en los niños y jóvenes de la época. Así, surgió el kodomo manga, con ejemplos como Las Aventuras de Shochan (1923) de Shousei Oda y Los Tres Mosqueteros con botas en la cabeza (1930) de Taisei Makino y Suimei Imoto. Gracias a esto, se empezó a exportar el manga fuera de Japón para el consumo como entretenimiento.

Sin embargo, no fue sino hasta después de la segunda guerra mundial (1945) que el consumo del manga se generalizó y se estableció como industria. Para ese entonces habían surgido historias bélicas como Norakuro (1931-1941) de Suihou Tagawa, ya que el manga sufría la influencia de las políticas militaristas que preludiaban la guerra, durante la cual el manga se utilizó con fines propagandísticos. De hecho, en 1945, las autoridades de ocupación estadounidenses prohibieron el género.

Manga moderno (1945)

Tras la rendición de Japón, la época que estaba atravesando el país requería métodos de entretenimiento que les permitiera ignorar y olvidar un poco el sufrimiento que habían padecido a causa de la guerra. Esto creó una oportunidad de mercado para el manga, sin contar el bajo coste que suponía adquirir uno en la situación económica del momento.

Durante esa época, Osamu Tezuka, un estudiante de medicina de veinte años, apasionado por los dibujos animados de Fleischer y Disney, cambiaría por completo la faz de la historieta nipona con su primer libro: La nueva isla del tesoro, que vendió súbitamente entre 400 y 800 mil ejemplares, gracias a la aplicación a la historia de un estilo cinematográfico que descomponía los movimientos en varias viñetas y combinaba este dinamismo con abundantes efectos sonoros.

El gran éxito que tuvo el joven Tezuka lo llevó a las revistas de Tokio, particularmente a la recién creada Manga Shonen (1947), que fue la primera revista infantil dedicada en exclusiva al manga, en la que Tezuka publicó, nada más y nada menos que Astroboy. En estas revistas, el autor impulsó la creación de historias largas heróicas, (o epopeyas), en forma de relatos, y diversificó su producción en múltiples géneros, de los que destacan las adaptaciones literarias y el manga enfocado en chicas, o Shoujo Manga.

Con el auge económico, el pueblo japonés necesitaba una mayor producción de manga. Debido a esta demanda, una de las principales editoras de libros, Kōdansha, comenzó a indagar en el año 1959 en el mercado de las revistas.

Revistas semanales e internacionalización

Finalmente, el formato moderno del manga apareció. El título Shonen Magazine cambió su pauta de mensual a semanal, multiplicando la producción, y pagando sueldos millonarios a los autores. Pronto aparecerían otros grupos editores como Shueisha, Shōgakukan o Futabasha. En este método se perdería el tema de la crítica política, pero aumentaría las ventas a cifras astronómicas, y con ellas, los beneficios empresariales, convirtiendo al manga en el medio más importante del país.

Gracias al éxito de la versión en largometraje de Akira (1988), basada en el manga homónimo de Katsuhiro Otomo, publicado en Young Magazine de la editorial Kōdansha, la difusión internacional del manga explotó, y gracias a que en los 60s Astroboy de Osamu Tezuka se transmitió en las televisiones europeas y estadounidenses, se conocía que había una necesidad qué llenar.

Hacemos un "fast forward" y nos hallamos en la actualidad, donde One Piece (1997) de Eichiro Oda es el manga más vendido en la historia, internacionalmente, y en muchos países de habla hispana se pueden encontrar distintos ejemplares de manga regados en varias librerías.

Demografía

Erróneamente se cree que el manga se clasifica por género, pero en realidad la manera de clasificarlo está basada en el tipo de público al que se dirigen. Para ello, se utilizan los siguientes términos:

  • Kodomo manga, para niños pequeños
  • Shōnen manga, para a jóvenes adolescentes
  • Shōjo manga, para chicas adolescentes.
  • Seinen manga, para hombres jóvenes y adultos.
  • Josei manga, para mujeres jóvenes y adultas.

¿Cómo se lee?

Para finalizar, queremos disipar la duda que plaga a más de un fan: ¿cómo es que se lee el manga? Efectivamente, se lee al contrario de los comics americanos, en dirección opuesta, pero para ilustrar el tema, les dejamos un diagrama:

El manga en Japón es un auténtico fenómeno que atrajo a las masas. Solo un dato funciona para ilustrar la magnitud de este fenómeno: En 1989, el 38% de todos los libros y revistas publicados en Japón eran de manga.

Como se puede suponer por esta cifra, el manga no es solo cosa de jóvenes. En Japón hay manga para todas las edades, profesiones y estratos sociales, incluyendo amos de casa, oficinistas, adolescentes, obreros, entre otros. El manga erótico, conocido como hentai, supone una cuarta parte de las ventas totales.

¿Conocían la historia del manga? ¿Cuál es su manga favorito y cuál están leyendo actualmente?

También te podría interesar:

Moisés Fernández
Moisés Fernández
Licenciado en Comunicación Social, traductor audiovisual para Netflix, tecladista de una banda de covers y fanático de la cultura del anime.