Crítica: Detective Pikachu | Una increíble propuesta que quedó corta (Spoilers)


Moisés Fernández
Moisés Fernández

Quizá muchos de nosotros pensamos que nunca llegaría el día en que Pokémon recibiera una entrega cinematográfica en forma de live-action. El miedo, bien infundado, gracias al resultado de este tipo de “experimentos” por parte de la industria del cine ha llegado a tal punto que a veces preferimos que nunca se intente.

Pikaintro

Películas como Dragon Ball: Evolution, Resident Evil, Mortal Kombat, Death Note, The Last Airbender o Dead or Alive, han calado de forma negativa en nuestras expectativas sobre este tipo de filmes.

Sin embargo, desde que el trailer de Detective Pikachu hizo su debut, algo parecía indicar que esta franquicia tan importante se trataría con guante de seda, a pesar de que Nintendo no formó parte de su producción.

¿El resultado? Ni tan deficiente como esperábamos, ni tan buena como quisiéramos.

AVISO: El siguiente artículo está lleno de spoilers

La nostalgia

Nostalgia

Si hay algo que Detective Pikachu manejó de forma magistral fue el uso de elementos y detalles alusivos a todo el mundo de Pokémon, incluyendo muchos de la generación pionera.

Si recordamos, Pokémon: La película, tenía una trama centrada en la aparición de Mewtwo. A pesar de que esta entrega se enfoca más en el misterio de la muerte del padre de Tim, pareciera que todo girara en torno a la manipulación de los humanos sobre Mewtwo. Esto hace que sea inevitable el golpe de nostalgia que nos lleva de la mano hasta el último segundo de la película.

No existe un solo momento en el que dejes de buscar en cada esquina, en cada callejón, algún pokémon oculto. Te da la sensación de que estás jugando a “¿Dónde está Wally?”.

Pequeños detalles sobre las ligas Pokémon, ciudades como Johto y Sinnoh, referencias como Snorlax bloqueando el camino, Jigglypuff generando sueño luego de su canción, el escuadrón Squirtle trabajando como bomberos e incluso un álbum de tarjetas coleccionables (Pokémon Trading Cards) en el escritorio de Tim, demuestran que su producción fue pensada para los seguidores de la franquicia.

Room

El punto más fuerte de esta película es la emoción que genera el hecho de hacerte vivir la magia de un mundo fantástico que ha cautivado a millones de personas desde los inicios de Pokémon, tanto en los juegos como en las series, hasta la actualidad.

Un espectáculo visual

Intro

Otro de los aspectos más importantes de la película es la delicadeza con la que crearon un lugar lleno de pokémon. Sientes que en realidad los humanos conviven con estas criaturas y que la vida está basada en este hecho.

La decisión de crear los pokémon de una forma hiperrealista fue una apuesta muy arriesgada, pero no cabe duda de que era la correcta. Es, de hecho, la razón principal por la que este filme es tan especial. La experiencia en una sala de cine es asombrosa.

Los diseños de algunos pokémon pueden llegar a ser tenebrosos y un poco incómodos a simple vista, pero es este excentricismo lo que arrastra el aire místico que tiene Detective Pikachu.

MimeMr

En esta lista podemos incluir el diseño amenazante de Charizard, Gengar con un aspecto sacado de las peores pesadillas, a Mewtwo con su forma alienígena tan perturbadora y un Mr Mime que, a pesar de lo graciosas que puedan ser sus ocurrencias, no se escapa de ser uno de los más extraños visualmente.

Música fantástica para un mundo aún más fantástico

Jiggly

La música, en general, fue una buena selección de temas enfocados en dar la sensación de que estábamos en el juego. Henry Jackman fue el encargado de este trabajo y no defraudó. Podíamos escuchar de fondo temas de ambiente que buscaban localizarnos en los años 60. Esto le dio ese aire de misterio que una película de "detectives" necesita.

Por otro lado, teníamos temas muy al estilo Stranger Things, basados en esta creciente tendencia synthwave y retro de los años 80. El tema True Colors compuesto por Henry Jackman es una muestra perfecta. Está disponible en muchos lugares en Internet para que puedan escucharlo y ver de qué se trata.

Quizá hizo falta encontrarnos con más temas alusivos a Pokémon. Agregar algunas reediciones de canciones ya conocidas habría sido la cereza sobre el pastel. Sin embargo, el detalle de escuchar a Ryan Reynolds cantando un segmento de la canción original de la serie es un momento invaluable.

Al finalizar la película, disfrutamos de una pequeña gala de ilustraciones de los pokémon y versiones animadas de los personajes, acompañado de un remix versión orquesta sumamente reconocido dentro de la franquicia. El mismo ha sido usado en incontables producciones y videojuegos. Se podría decir que es el himno representativo de Pokémon, además de Gotta Cath 'Em All.

Al final de la película nos despiden con una canción titulada Carry On interpretada por Kygo y Rita Ora. Esta última tuvo un pequeño papel en el filme como la científica que estudió a Mewtwo cuando fue capturado. Un tema muy animado que aparece luego de disfrutar de la gala de ilustraciones. Quizá, como dato curioso, este tema tiene una gran similitud con Dinosaur de Akmu.

Una historia que perdió fuerza en el camino

PsyPika

Luego de haber resaltado los aspectos increíbles que Detective Pikachu ofreció, nos enfrentamos al primer problema de esta entrega. Nuestro protagonista recibe la noticia de que su padre, presuntamente, había fallecido en un accidente de auto. Poco conmovido, a causa de una relación muy distanciada, Tim, que vivía con su abuela, decide ir a Ryme City para buscar más información.

Es en este punto cuando se encuentra a Pikachu, el pokémon compañero de su padre. El gran detalle, y parte importante de la película, es que Tim es capaz de entender lo que dice Pikachu. Este se niega a aceptar el accidente de Harry Goodman, el padre de Tim, y le dice que podría haber fingido su muerte. Bajo esta premisa, deciden emprender una búsqueda, con la ayuda de Lucy Stevens, una joven periodista que investigaba el caso del accidente.

Durante la investigación, descubren la existencia de la "Sustancia R", un gas capaz de alterar cognitivamente a los pokémon y llevarlos a su estado más salvaje. Tim conoce a Howard Clifford, quien le explica que su padre, Harry Goodman, había sido secuestrado por Mewtwo en el momento en que escapó del laboratorio que, supuestamente, pertenecía a su hijo Roger Clifford.

Sustancia r

El problema radica en que la historia va perdiendo sentido a medida que avanzamos. Lucy parece tener más información que cualquier cuerpo de investigación en Ryme City. Con estos datos, Tim, Pikachu, Lucy y su pokémon, Psyduck, se infiltran en este laboratorio, descubren los experimentos que llevaban a cabo con diferentes tipos de pokémon y "confirman" que su padre había salido de ahí perseguido por Mewtwo.

A partir de aquí, hubo una cadena de acontecimientos innecesarios que estaban muy por encima de la línea "investigativa" que llevaba la película. Vemos a Tim y a Lucy salvándose de un apocalipsis versión miniatura, cuando Torterra gigantes, alterados genéticamente en el laboratorio, deciden despertar y colocar a los personajes en una situación de vida o muerte que quizá, hace un par de minutos, ni esperábamos. Esta escena solo generó confusión y fue mal argumentada.

Todo esto ocurre con el fin de pavimentar el camino hacia un encuentro, más que forzado, con Mewtwo. La escena se lleva a cabo en una cueva que se encontraba, convenientemente, a pocos pasos del lugar en que cayeron heridos. Esta situación nos aísla de la trama principal y hace que parte del interés en la historia se pierda.

Mewtwo

La trama se recupera, a duras penas, cuando se descubre que fue Howard Clifford quien envió a un grupo de Greninja para eliminar a Harry Goodman. Clifford, gracias a la "Sustancia R", transfiere su mente al cuerpo de Mewtwo y esto acarrea una gran batalla en las mismísimas calles de Ryme City.

La sensación que deja la segunda mitad de la película es de haber visto diferentes historias en menos de 45 minutos. Las escenas con los Torterra fácilmente podrían eliminarse y usar el tiempo para pulir más la narrativa.

Quizá algo que muchos no esperaban era el desenlace. A través de ciertos detalles, que colocaron a a lo largo de la película, lograron desviar cualquier posibilidad de pensar que Pikachu había ofrecido su cuerpo para mantener a salvo al padre de Tim. Mewtwo se encarga de esto y, después de la lucha en Ryme City, revierte esta condición. Fue inesperado encontrarnos con Ryan Reynolds justo en los últimos minutos. Definitivamente, un elemento sorpresa jugado a la perfección.

Las últimas preguntas que dejamos al aire serían: ¿Qué ocurrió con el cuerpo de Harry Goodman luego del accidente? ¿Mewtwo fue capaz de materializarlo de la nada para luego hacer el intercambio o esto fue un gran error?

Una película eclipsada por sus protagonistas

Protas

Aquí llegamos al último punto, y quizá el más grave, que hace que Detective Pikachu se desplome en contenido. La actuación de Justice Smith como Tim, cumplió su cometido, pero no más de ahí. Fue una interpretación plana, con momentos poco convincentes. El guión también influyó en esto, pero podemos ver cómo los diálogos de Ryan Reynolds transmitían mucho más que el resto de los personajes.

Reynolds recibió este papel gracias a su capacidad de improvisación. Gran parte del humor de este filme es responsabilidad directa de él. Esto también fue una razón por la que el resto del elenco quedó en un segundo plano.

Lamentablemente, el papel de Kathryn Newton como Lucy Stevens no tiene nada bueno para ofrecer. Diálogos de exposición largos e innecesarios, un personaje mal construido y sin un verdadero propósito. Su actuación es poco convincente, la sensación que transmite es de haberse aprendido el guión de memoria y recitar cada línea sin esfuerzo. Quizá haya sido víctima de una mala construcción de personaje, pero esto no excusa lo insípida de su participación.

Psyduck

El lado positivo es que sin la presencia de Lucy Stevens, su compañero Psyduck no habría tenido justificación alguna para aparecer y darle más color y momentos divertidos a la película. Al menos algo podemos agradecerle.

Conclusión

Pikadance

3estrellas

Detective Pikachu es, sin duda, una película que disfrutará desde el seguidor más ávido de la franquicia hasta aquella persona que decida entrar al cine para conocerla. El espectáculo visual, la música y el verdadero protagonista de este filme, Pikachu, hacen que cualquier problema de guión o actuación quede a un lado y termine siendo una gran experiencia.

Sin embargo, esa magia que hizo que se dejara pasar por alto los puntos negativos, posiblemente no vuelva a jugar a favor en una próxima entrega. Los directores tendrán un trabajo aún más difícil en sus manos, y será el de presentar una película con todos los elementos fantásticos que tuvo Detective Pikachu sumada a una historia con más contenido y profundidad.

Te recomendamos especialmente:

Moisés Fernández
Moisés Fernández
Licenciado en Comunicación Social, traductor audiovisual para Netflix, tecladista de una banda de covers y fanático de la cultura del anime.